Mi Miedo y Yo: Cómo enfrentar el miedo y trabajarlo en familia

En estos duros momentos socio políticos que estamos viviendo en Chile, hay varias alternativas para ayudar a los adultos a calmarse para luego calmar a los niños y niñas, tal como dice la Sicóloga Infantil, especialista en Crianza Respetuosa Victoria Saver.

Específicamente a mi me calma mucho leer y lo comparto con mi hija Rafaela de 3 años, a quien le leo en momentos de crisis o angustia. A través de los libros le he podido mostrar las emociones que han ido surgiendo a raíz lo que estamos viviendo y con esto he podido abrir nuevos puentes de diálogo. Además de ayudarla a reconocer las emociones que percibe a su alrededor, las de los adultos que la acompañan y también las de ella misma para que luego pueda gestionar estas emociones de manera independiente.

¿A qué se debe la importancia de este proceso de reconocimiento y gestión de emociones? Al adentrarnos en este proceso, podemos ayudarlos con sus miedos, angustias y frustraciones, a ponerles palabras a lo que les ocurre y luego poder guiar ese sentimiento y que tenga una buena salida.

Hay varios libros que nos pueden servir para trabajar estos temas como lo es el Monstruo de colores, Empatía, Tristeza y Hoy me siento. Pero hoy quiero hablarles de un descubrimiento: se trata del libro Mi Miedo y yo, de la editorial Impedimenta.

Este libro, ilustrado por Francesca Sanna, comienza describiendo el miedo y para qué sirve. Nos cuenta que su función principal es advertirnos, decirnos ¡Hey cuidado! ¡Ojo ahí!, por ejemplo, con el perro furioso, con el auto o la calle. Sin embargo, muchas veces este sentimiento va más allá que sólo advertirnos y detenernos momentáneamente, muchas veces no nos deja avanzar y dejamos de hacer las cosas que nos gustan y es ahí donde podemos identificar que existe un problema de gestión emocional.

Sanna, también nos da tips sobre cómo gestionar este miedo, lo primero es atreverse a dar el primer paso, a salir de la zona de confort, y luego expresarla, ya sea conversando con alguien, o dibujando y que nos muestren cómo se sienten. Si quieren pueden darle una forma al miedo o color, para hacerlo de alguna manera un poco más tangible y así poder reconocerlo.

Este libro nos invita a enfrentar el miedo y que igual nos accionemos e invitemos a nuestros niños y niñas a hacerlo y lo normalicemos. Es una emoción que está presente en todos nosotros, como también lo está la alegría o la calma. Pero aceptarlo y trabajarlo ayudará a que comencemos a disfrutar más nuestro presente.